¿Qué es la Geolocalización?

Hace unos años, hablar de geolocalización suponía pensar en un sistema de coordenadas que representaba de forma gráfica y entendible la posición de un objeto en el espacio. Cuando lo trasladamos al contexto de las redes sociales, hacemos referencia a las aplicaciones surgidas gracias a la combinación de la tecnología GPS,  los dispositivos móviles y los social media.

Como su propia definición dice, estas herramientas se caracterizan porque “los usuarios pueden, en primer lugar, acceder desde un ordenador o desde dispositivos móviles, mediante palabras clave, por ubicación geográfica o atendiendo al criterio de proximidad con respecto a su ubicación, etc., a datos sobre la ubicación de determinadas empresas o instituciones acompañados de contenido útil, agregado por las propias entidades u otros usuarios (imágenes, datos de contacto, valoraciones…). Y porque, al tiempo, pueden contribuir agregando nuevos objetivos geolocalizados,etiquetarlos o interaccionar con los de otros usuarios”.

A día de hoy, los usuarios crean la información geográfica y la comparten, podemos saber dónde están y qué opinan del sitio, lo que supone un fuerte impacto en la reputación online de los negocios.

FOURSQUARE es la herramienta más conocida. Los usuarios comparten sus ubicaciones y qué opinan del sitio en cuestión, pero no solamente es eso; los negocios la utilizan para conectar con sus clientes, ofreciendo descuentos y promociones a cambio de sus check in. Esta herramienta permite también al usuario conectarla con sus perfiles en otras redes sociales.

Pero la cosa no queda ahí, además de las herramientas específicamente orientadas a la geolocalización,  la gran mayoría de las  redes sociales generalistas incluyen opciones de geoetiquetado, es decir, que permiten agregar información del lugar dónde se publican los contenidos compartidos como fotos, videos y cualquier tipo de actualización.

Como he dicho anteriormente, la geolocalización proporciona a los negocios información muy útil sobre sus clientes, y es aquí, en este campo, dónde surgen dos términos cada vez más importantes, el geomarketing y el geocomerce.

El geomarketing tradicionalmente ha sido vinculado al análisis y el uso del territorio como herramienta de marketing. Con la llegada de las Redes Sociales el Geomarketing se hace más social y nos permite conocer dónde están los usuarios y cómo se comportan mediante su seguimiento o monitorización. El siguiente paso es el Geocommerce, el cierre del ciclo comercial, vender al usuario cuando se encuentre localizado cerca del punto de venta y que luego lo comparta en su comunidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *