LinkedIn

LinkedIn es la red de negocios por excelencia, es la mayor red social del ámbito profesional. Creer que sólo sirve para encontrar trabajo es un error, un gravísimo error. LinkedIn es mucho más que eso, conecta personas en situación laboral y a empresas, sí, pero si lo miramos desde “el otro ángulo”, siendo nosotros la empresa, ¿ qué podemos conseguir?

  • Posicionamiento.
  • Conocer los temas que preocupan en el sector.
  • Intercambiar inquietudes, experiencias con colegas de profesión.
  • Poder dar la opinión sobre temas que se debaten.
  • Estar al día leyendo artículos y debates de interés sobre mi sector, profesión…
  • Conocer la celebración de eventos sobre mi profesión y sector.
  • Encontrar potenciales clientes a través de una búsqueda rápida.
  • Dar a conocer la empresa y sus servicios.
  • Dar a conocer un producto o servicio nuevo de mi empresa.
  • Recomendar productos y servicios.
  • Encontrar profesionales para contratar en mi empresa
  • etc.

Y esto no acaba aquí, LinkedIn sigue pisando fuerte y apostando por el marketing de contenidos. Los usuarios, a través de su perfil profesional, tienen la opción de publicar enlaces a artículos o contenidos alojados en su propia web/blog, -este es el mecanismo más conocido-, pero también puedes ser publicador, que no es lo mismo.

Si hablamos de ser publicador, hablamos de Pulse, la plataforma blog de LinkedIn, donde se aloja y se accede al contenido completo de artículos redactado por profesionales. Pues sí, ser publicador es tener tu propio blog en LinkedIn y asegurarte que llegue a todos, y repito todos, tus contactos.

Siendo claros, al publicar, por ejemplo un enlace, desde un perfil personal, lo estamos enviando a “inicio”, y quienes lo verán serán los que en ese momento estén mirando actualizaciones o los que hayan guardado tu perfil para seguir tus publicaciones. Si ese contenido se publica en Pulse, todos los contactos reciben el aviso de tu publicación y, además, queda visible para los 240 millones de usuarios de Pulse. Es distinto, ¿verdad?

Pero no todo está ganado para esta red social, aunque lo parecía. A Facebook le picaba la curiosidad del mundo laboral y, como era de esperar, nos ha traído sorpresita: Facebook at Work  pero de eso ya hablaremos otro día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *