Comuni… ¿qué..?

Cuando un emprendedor, empresario o profesional se plantea dar a conocer al público una novedad sobre su actividad piensa en una nota de prensa. Pero la plantea como publicidad. ¿Para qué, si no, gastarse el dinero en aparecer en los medios de comunicación, si no es para intentar aumentar el volumen de negocio, es decir, para obtener rentabilidad del gasto con más ventas? Desde esta posición de partida, se cometen varios errores.

 

Primer error: confundir nota de prensa con publicidad. Una confusión que aprovechan los medios, que ven cómo acuden a ellos personas que pretenden publicar novedades sobre ellos mismos e interpretan que lo que desean es poner un anuncio. “Que pague”, dicen. “Que pase por caja, o no le haremos caso”, piensan para sí mismos, llevados de la codicia y de la necesidad de obtener ingresos hasta de debajo de las piedras. Lo curioso es que, muchas veces, si esa misma novedad les llega por una vía ajena al propio protagonista, sí se hacen eco aunque sea con una nota breve.

 

Segundo error: “yo vengo a hablar de mi libro”. ¿Recuerdan la anécdota del escritor Paco Umbral con la periodista Mercedes Milá, cuando ésta le llevó a un programa televisivo de gran audiencia para entrevistarle sobre temas de actualidad? Umbral era entonces poco proclive a conceder entrevistas a periodistas y medios no allegados, y para convencerle Milá le prometió que dedicarían unos minutos de la entrevista a hablar de un nuevo libro que acaba de sacar a la venta; es decir, le prometió promocionarlo: publicidad gratuita. Como el programa transcurría con preguntas de todo tipo sobre temas de actualidad, Umbral se fue impacientando y fue cada vez más parco en las respuestas que iba dando, hasta que no pudo más y estalló: “Yo vengo a hablar de mi libro”, le espetó a Mercedes Milá. Y la frase quedó para la historia. Quienes plantean una nota de prensa para “hablar de su libro” demuestran que les importa muy poco lo que interese a la audiencia a la que pretende atraer. Hay que preguntarse qué les interesa a esas personas a las que queremos dirigirnos, porque por muy importante que creamos que sea nuestro mensaje, caerá en el vacío si no logramos captar su atención. Por tanto, no es tanto “mi libro” como el “argumento” del mismo lo que debemos plantearnos. Porque de nada sirve que nuestra oferta sea la mejor del mundo si el mundo hace oídos sordos de ella. NOTA-PRENSA-BLOG-1

 

Tercer error: hablar sólo de lo que interese al otro. Huyendo del caso anterior se puede caer en el extremo opuesto: darle al público lo que nosotros consideramos que puede interesarle, dejando en último plano, o incluso olvidándonos del mensaje propio. Y todo, sin la seguridad de que lo que nosotros creemos que les interesa a los demás es lo que realmente les importa. El ejemplo más claro de esta conducta es la “telebasura” y los programas de “carnaza”. La propia expresión lo indica: dar “carnaza” al público como quien echa despojos de un animal muerto a una alimaña, o trozos de carne a los leones de un zoo. En los medios de comunicación, especialmente los audiovisuales, lo que impera en esta clase de programas es el “morbo”; retorcer los acontecimientos y rebuscar el lado oscuro de cada protagonista. Tratan a la audiencia como una manada de bestias. La nota de prensa debe de ser el mensaje que nos interesa dar a conocer, emitido en equilibrio con lo que le interesa a aquellos a quienes nos dirigimos. Sólo así podrá tener alguna repercusión. Pero sin olvidar que una nota de prensa no es la panacea de la popularidad. La nota de prensa por sí mismo no logrará los efectos deseados si no es en conjunto con otras acciones de comunicación y otras notas de prensa repetidas en un espacio de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *